Cerrar
Agosto 2014 – Revista Digital Nro 48
Entrevista a Christian Vitry - El Camino Inca, Patrimonio Mundial

Director del Programa Qhapaq Ñan en la Provincia de Salta

- Por Guillermo Martin, Director del CCAM -

Fotos: Colección de Christian Vitry

El CCAM entrevisto a Christian Vitry, Director del Programa Qhapaq Ñan en Salta y nos habla sobre el Sistema Vial Andino, el que fué declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO el pasado 25 de Junio de 2014.

Conocí a Christian en el año 1995 y desde ese momento fui testigo de su vocación y  su compromiso por que se conozca y se proteja el patrimonio, tantas veces olvidado, de los santuarios de altura y de los caminos del Inca, ubicados en las magnificas montañas de Noroeste Argentino. Recuerdo cuando en el año 2000 me contara, ilusionado, sobre  un proyecto que habia presentado con otras personas ante la UNESCO y que hoy se ha concretado: el organismo internacional ha declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad al sistema Vial Andino, que en Argentina atraviesa siete provincias. En esta entrevista comparte con nosotros cómo fue su  experiencia de hacer conocer y poner en valor el patrimonio andino argentino , la cual  resultó ser tambien una aventura.

Camino Inca entre Tastil y Potrero de Payogasta, Salta

¿Qué es el Qhapaq Ñan?

Literalmente significa Camino Principal, fue esa columna vertebral que vinculaba al Cusco (Capital del Tawantinsuyu o Estado Inca) donde convergían cuatro vías principales de cada uno de los Suyus o “provincias”. Estos “colectores” estaban a su vez relacionados con cientos de caminos que formaban una densa red que atravesaba poblados, sectores de cultivo, de pastoreo, de extracción de minerales y también lugares sagrados. Se estima que toda la red tuvo unos 40.000 kilómetros de longitud.

¿De qué época estamos hablando?

Si nos remitimos a la última etapa, es decir a la gran expansión del Tawantinsuyu (estado inca), hablamos del siglo XV y primer tercio del XVI, es decir hasta 1532 cuando Pizarro toma prisionero a Atahualpa y a partir de allí cambia la historia. Sin embargo los caminos, como elementos prácticos y de vinculación entre diferentes lugares de los Andes ya existían desde hace siglos. Los Incas supieron potenciar las redes preexistentes según su propuesta política, poniendo especial interés en una red que conduzca a caminos principales y éstos lleven al Cusco.

Camino Inca en el Volcán de Llullaillaco, Salta

Camino Inca entre Tastil y Potrero de Payogasta, Salta

Camino Inca entre Tastil y Potrero de Payogasta, Salta

¿Cómo se reconoce un camino inca con respecto a los de otras culturas?

Cuando hablamos de los caminos incas inmediatamente debemos asociarlo a un sistema de infraestructura construida específicamente en función de dichos caminos. Los caminos vinculaban poblaciones entre sí y a su vez diferentes zonas de producción, pero esas poblaciones no siempre quedaban cerca y allí radica la importancia de abastecer el camino con postas intermedias. Dichos lugares se conocían como Tambos o Tampus y se ubicaban cada 20 a 25 kilómetros entre sí. ¿Por qué esa distancia? Porque era la distancia que recorrían las llamas cargadas en una jornada. Las llamas necesitan alimentarse de día y descansar para poder seguir al día siguiente. En los tambos había alimentos, lugar para dormir, abrigo, calzados, armas y todo lo que la comitiva pudiera necesitar para su viaje. Por atraparte, junto al camino también estaban los Chasquiwasis o casa de los Chasquis que eran los corredores que llevaban los mensajes a través de un sistema de postas. Las casas de los chasquis se distribuían cada 2 a 6 kilómetros junto al camino. Esa distancia dependía del relieve, ya que hay que pensar que estos mensajeros corrían a toda velocidad y, en lugares llanos podían recorrer cinco seis o poco más kilómetros, pero en zonas montañosas la distancia era menor.

Por último, los caminos incas suelen tener un ancho constante que puede variar de dos a más de diez metros, pero se mantiene durante largos trayectos  con el mismo espesor. Además, el trazado en el paisaje era rectilíneo, impecable, formando zigzag en las cuestas y dibujándose en las montañas de una manera armónica. En los pasos montañosos solían haber apachetas, es decir, acumulaciones de rocas que eran lugares de culto donde los caminantes dejaban su ofrenda.

Resumiendo, un camino inca básicamente lo reconocemos hoy por su trazado, el ancho constante y la secuencia de chasquiwasis, tambos y apachetas asociados al mismo.

Christian Vitry en la Quebrada del Toro, Salta

Camino del Inca, Valle Calchaquí, Salta

Escalinata en Santa Victoria Oeste, Salta

Si los caminos no tienen esa infraestructura asociada ¿no son incas?

Es posible que no lo sean, aunque sean muy parecidos. Ocurre en muchas partes que se siguieron construyendo caminos en la época colonial, lo hicieron los mismos indígenas que construyeron y mantenían los caminos incas, pero lo hicieron para los españoles. Hay otros casos donde los tambos y chasquiwasis desaparecieron debido a actividades como la agricultura o por la reutilización de las rocas para otras construcciones y todo eso los arqueólogos deben tener en cuenta para el estudio de los caminos arqueológicos.

¿Qué significaron los caminos si lo tuviésemos que comparar con los medios de transporte actuales?

Debemos pensar a los caminos no solo como medios de transporte, sino también como medios de comunicación que fueron. Pensemos que en ese momento por ejemplo los cuyanos o puneños empezaron a recibir noticias de personas que vivían en zonas selváticas, a orillas de mares o lagos enormes como el Titicaca; empezaron a circular historias, mitos, leyendas, idiomas, ideas, productos agrícolas desconocidos, textiles, cerámicas y objetos de todo tipo que no existían en estas latitudes. Los caminos incas serían el equivalente a todos los medios de transporte y comunicación de la actualidad, podríamos decir que fue el Internet del siglo XV.

¿Existen otras culturas que hayan desarrollado una red de caminos como la de los Incas?

Existen muchos casos en América pero a menor escala como Tiahuanaco, Moche, Wari, Aztecas, Mayas. De esas dimensiones lo más parecido son las calzadas romanas que llegaron a tener una extensión de casi 80.000 kilómetros, pero construidas en unos mil años. Los caminos Incas llegaron a tener unos 40.000 kilómetros pero  ese trabajo se hizo en un siglo.

¿Hablando de los caminos, se los puede considerar como una obra excepcional que amerite un reconocimiento mundial?

Se trata sin dudas de una de las obras tecnológicas de mayor alcance en los Andes, tuvo una importancia trascendental en la circulación de personas, objetos e ideas. Por último, hablando específicamente de los caminos en sí, existen obras de ingeniería que son admirables, tales como puentes colgantes hechos con fibras vegetales, puentes de madera, de piedra e incluso puentes flotantes hechos con balsas de juncos en el Titicaca. Sistemas de canalización del agua, muros de protección, muros para el sostenimiento de las laderas, caminos empedrados, escalinatas, caminos que atraviesan rocas y un sinnúmero de detalles técnicos que hacen de ellos una obra tecnológica excepcional y que merecen ser conservados por siempre para las futuras generaciones.

Graneros de la Poma, Salta

Graneros de la Poma, Salta

¿Caminar por vías arqueológicas no les ocasiona daño?

La mayor parte de los caminos que se conservaron a través de los siglos hasta la actualidad fue gracias a la utilización por parte de las comunidades campesinas, en cierta manera el uso garantiza su conservación, siempre y cuando se le de el uso para el que fue construido. Es decir, estos caminos fueron hechos en función del tránsito pedestre y de llamas, cualquier otro uso puede provocarles un daño. Por ejemplo el uso de caballos y mucho más el empleo de vehículos motorizados que tanto daño hacen la las sendas en general.

¿Cómo empieza este proceso de nominación ante UNESCO?

Se inicia en el año 2001 a través de una propuesta de Perú, al año siguiente todos los países ya habían adherido y firmado los cancilleres un compromiso de trabajar en manera conjunta, de esta manera Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina empezamos a transitar por un camino sin precedentes, todos unidos por un objetivo en común.

En Argentina, en el mes de febrero de 2003 se hizo la primera reunión en la localidad de Tilcara (Jujuy) y desde allí no se paró de trabajar. A las reuniones provinciales se sumaron talleres internacionales que se efectuaron en los diferentes países involucrados. Uno de los más importantes fue el realizado en Pasto, Colombia en 2007. Allí se trabajó arduamente hasta lograr conformar un sistema de registro en común, es decir fichas para volcar datos. Estamos hablando de fichas arqueológicas, ambientales, etnográficas, geológicas, de oralidad, fotográficas y otros documentos necesarios para un trabajo coordinado y conjunto. No se trata de que cada país trabaja por su cuenta y presenta a UNESCO los resultados, sino de trabajar en forma conjunta y presentar un solo documento.

Camino Inca entre Tastil y Potrero de Payogasta, Salta

Estructura triangular en el Potrero de Payogasta, Salta

¿Cómo se trabajó entre los países, fue difícil hacerlo?

El trabajo técnico fue llevado a cabo por cada país con sus propios recursos y organización política. En todos los países se conformaron equipos de trabajo únicos, a excepción de Argentina, donde por poseer una organización federal se conformaron siete equipos, uno por cada provincia (Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza) y un equipo de coordinación nacional con base en el INAPL (Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano) que es el órgano de aplicación de la Ley de Patrimonio en nuestro país.

El trabajo técnico no fue difícil, todos los que trabajamos en el tema nos apasionamos por lo que hacemos, por lo que las reuniones de discusión siempre fueron un espacio muy bueno de intercambio y construcción.

¿En Argentina cómo fue el trabajo?

Cada provincia conformó sus equipos, algunas con más o tras con menos apoyo de las instituciones del estado, pero todas con gente muy valiosa y que pusieron todo de sí para llevar adelante este proyecto. Las líneas de trabajo siempre fueron acordadas con la coordinación nacional (INAPL) donde a través de reuniones en las diferentes provincias se fijaban las tareas y objetivos a cumplir. De esta manera se fue avanzando en el relevamiento arqueológico que estuvo coordinado en primera instancia por el Dr Rodolfo Raffino y posteriormente por el Dr Roberto Bárcena, ambos especialistas en temas incas de prestigio internacional. Una vez concluida la etapa de relevamiento arqueológico se fue avanzando hacia todos los demás temas como el ambiental, etnográfico, ordenamiento territorial, etc. El último tema que se trató fue el turístico, ya que, si bien es un proyecto patrimonial, sabemos que posee consecuencias a nivel turístico y para lo cual hay que estar preparados.

¿Hubo cambios en el transcurso del trabajo?

Si, muchos cambios en diferentes niveles, desde políticos hasta de las propuestas de sitios o caminos. Pasaron 11 años desde el inicio del proyecto, razón por la cual los países cambiaron de presidentes y gobernantes en todos los niveles, con lo que ello implica. Felizmente el grueso de los equipos técnicos se mantuvo y en definitiva son los que le dieron vida, continuidad y culminación a este proyecto.

En nuestro país, tras varios cambios en el orden político, finalmente se logró una estabilidad cuando la coordinación pasó a depender del INALP liderado por su directora, la Dra Diana Rolandi y su equipo de trabajo.

Sitio arqueológico de Santa Rosa de Tastil, Salta

Sitio arqueológico de Santa Rosa de Tastil, Salta

¿Cómo es el expediente presentado a la UNESCO en 2013?

Enorme, formado por miles de páginas. Básicamente el contenido está organizado en cuatro grandes temas: 1) Arqueología, 2) Historia – Etnografía, 3) Ambiente y Geología, y 4) Plan de Gestión.

¿Tienen contacto los diferentes equipos técnicos más allá de las autoridades y las reuniones establecidas?

El proyecto Qhapaq Ñan ha permitido forjar lazos de amistad muy fuertes y el contacto va más allá de lo técnico. Esto también con respecto a las comunidades con las que nos involucramos en nuestro trabajo y con quienes venimos trabajando en la gestión de todo este patrimonio cultural. Sin duda es como una gran familia.

¿UNESCO destinará fondos para la conservación de los caminos y sitios?

Esa es una responsabilidad de cada uno de los estados, en nuestro caso de cada una de las provincias. UNESCO solo otorga esa “chapa” que valida una propuesta realizada por los estados, el resto corre por cuenta de cada país, como debe ser.

¿Argentina destinará fondos para la conservación?

Seguro que sí, tiene que hacerlo para que se pueda conservar de la mejor manera este valioso patrimonio. Lo viene haciendo desde hace años permitiendo las reuniones, la participación de los técnicos en el terreno y otras actividades, ahora que ya dejó de ser proyecto y es una realidad, un patrimonio mundial, seguro que destinará fondos. Deberá hacerlo ahora y siempre, es como un Parque Nacional, no se puede crearlo y dejarlo a la deriva, hay que invertir permanentemente.

Cartelería y acondicionamiento del Sitio arqueológico de Santa Rosa de Tastil, Salta

Cartelería y acondicionamiento del Sitio arqueológico de Santa Rosa de Tastil, Salta

Museo del Sitio arqueológico de Santa Rosa de Tastil, Salta

Una de las piezas encontradas en el Sitio arqueológico de Santa Rosa de Tastil, Museo de Tastil, Salta

¿Se pueden visitar los sitios nominados?

Algunos si, otro no están todavía habilitados al público. El motivo se relaciona con la pregunta anterior. Hay que destinar fondos para trabajar en la conservación y asegurar que la visitación no termine siendo perjudicial para el sitio arqueológico o camino Inca. Por ejemplo, en Salta tenemos cuatro sitios, de los cuales uno está habilitado para la visita que es Santa Rosa de Tastil, un poblado preincaico de grandes dimensiones e importancia en la historia regional. El volcán Llullaillaco requiere de una autorización provincial y municipal y los otros dos no están todavía habilitados. En otras provincias y países la situación es similar.

Culminó una etapa y ahora ¿cómo sigue?

Como hasta ahora, con mucho trabajo y compromiso, pero con mayor responsabilidad. Como dije, dejó de ser un proyecto para ser una realidad, sobre la cual existen muchas expectativas ya que es un hecho sin precedentes en los 41 años que tiene la Convención del Patrimonio Mundial de UNESCO, pues por primera vez en la historia se presentaron seis países para postular un solo patrimonio. El nivel de complejidad que esto tiene requerirá una ingeniería especial de funcionamiento en la cual estamos trabajando y que iremos mejorando con el tiempo.

Estructura inca camino al Volcán Llullaillaco

Estructura inca camino al Volcán Llullaillaco

Estructura inca camino al Volcán Llullaillaco

¿Cómo visualiza el Qhapaq Ñan en el futuro?

Como disparador y potenciador de circuitos culturales e históricos, como un anclaje de la identidad, una mirada de Argentina hacia los Andes y el mundo andino que, pese a tener una cordillera de miles de kilómetros seguimos mirando a la costa y Europa antes que hacia el interior, me imagino un gran museo al aire libre, donde las comunidades campesinas e indígenas puedan disfrutarlo con la tranquilidad de ser poseedores de sus tierras y ellos mismos ser actores principales en el desarrollo económico de la región. Me imagino estudiantes y familias caminando en los seis países, realizando intercambios. Niños de nuestra cordillera teniendo la posibilidad de recorrer caminos en Ecuador o Colombia y viceversa. Me imagino más caminos poniéndose en valor, donde la gente los cuide y aproveche para educar y vivir.

Realmente tengo muchos sueños y creo que los caminos nos pueden conducir a lugares tan lejanos geográfica y culturalmente como internos en nuestro ser. Son una oportunidad que debemos aprovechar para el bien de todos.

Camino al Volcán Llullaillaco en invierno. Se visualizan las estructuras del camino inca

A pocos metros de la cumbre del Llullaillaco

Cartelería y acondicionamiento para los cuidados del Sitio arqueológico de Santa Rosa de Tastil, Salta

Cartelería y acondicionamiento para los cuidados del Sitio arqueológico de Santa Rosa de Tastil, Salta

Museo del Sitio arqueológico de Santa Rosa de Tastil, Salta

Museo del Sitio arqueológico de Santa Rosa de Tastil, Salta

Sitio arqueológico entre Tastil y Potrero de Payogasta, Salta

Estructura triangular en el Potrero de Payogasta, Salta

Graneros de la Poma, Salta


Notas Relacionadas:

- Proyecto de Conservación de la red de Caminos Incas

- El Camino Inca QHAPAQ ÑAN declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO

- Presentaron los avances del programa "Qhapaq Ñan" Camino del Inca

- Postulan al Camino del Inca como patrimonio mundial

- El Camino Inca del Volcán de Llullaillaco

- Caminando por los legendarios caminos del Inca en el noroeste argentino

 


Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA