Inicio
Quienes Somos
Links
Contáctenos
Publicaciones
Boletines
Noticias de Actualidad
Arte y Cultura
Relatos de Viajes y Expediciones
Antropología y Arqueología
Historia del Montañismo
Entrenamiento y Tecnica
Espeleología
Museo Virtual de Historia del Montañismo
Videoteca
Libros y Música
 
- HISTORIA DEL MONTAÑISMO -



Reportaje a Sebastián de la Cruz
Un argentino en el K2
10º aniversario de la expedición al K2 y 50º de la primera expedición

Revista "Al Borde". Realizado en enero del 2004
- por
Santiago Storni -

Santiago Storni
Santiago Storni

Restauración Fotográfica: Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez

El K2 (Chogori en lengua batí) está entre Pakistán y China. Con sus 8.611 m es la segunda montaña más alta del mundo. La primera ascensión fue de Chille Compañón y Lino Lacedelli (31-07-1954) en una expedición italiana al mando de Ardito Desio por el Espolón de los Abruzos. Primera femenina por Wanda Rutkiewicz con Michel Parmentier y el matrimonio Barrard en 1986 y primera femenina sin oxígeno por Chantal Mauduit (3-8-1992). (Fuente: Desnivel.com)

Reportaje a Sebastián de la Cruz,de Santiago Storni, realizado en enero de 2004. Esta expedición al K2 del 30 de julio de 1994 está relatada en un documental para la televisión española, en el anuario correspondiente del Club Andino Bariloche, en la revista Desnivel y otros medios nacionales e internacionales.
(Colaboraron con la investigación y la edición Marcelo Lisnovsky y Ariel Belmonte)

Mapa de ubicación del K2, Karakorum, Pakistán
Mapa de ubicación del K2, Karakorum, Pakistán

Amaneció despejado, con aire fresco y limpio en Pampa Linda. Por sobre las copas de los árboles se ven los glaciares descender majestuosos, milenarios del cerro Tronador. Atendiendo tanto a turistas de ciudad como escaladores técnicos, trabajando en el corral y el palenque entre baquianos y peones, ensillando y acomodando cargas, puede sorprender ver a uno respondiendo a los extranjeros en inglés, francés o portugués. Finalmente cerca de las once han salido todos los caballos, al refugio, a la laguna Illión o al Paso Vuriloche. Es entonces cuando en la tranquilidad de esa mañana de enero, hay un momento propicio para la charla con Sebastián de la Cruz.

¿Cómo fue que te vinculaste con “Al Filo de lo Imposible”? (Programa de la TV española con quienes fue al K2)
Son amigos, escaladores, una amistad que viene desde el año ‘86/’87, del campamento base del Fitz Roy; ahí nos conocimos. Después quedamos para ir al Torre al año siguiente y ellos consiguieron financiamiento de la TV española. Así que subimos al Torre y filmamos un documental par la tele.

¿Hasta la cumbre?
Hasta la cumbre. Hicimos primero un intento a los pocos días de haber llegado. Se dio buen tiempo, salimos rápido para arriba, llegamos a tres largos de la cumbre y nos agarró tormenta. Filmamos todo eso y después tuvimos que esperar como tres semanas el buen tiempo. Y en el segundo intento subimos en doce horas y filmamos los tramos que nos faltaban, más la cumbre, y bajamos. Esa fue la primera vez que me vi involucrado con la tele. (22/12/1987 Vía Maestri)

Ruta seguida por la expedición al K2, se aprecian los efectos de una avalancha. Karakorum, Pakistán. Sebastián de la Cruz. Foto: Revista Cordada
Ruta seguida por la expedición al K2, se aprecian los efectos de una avalancha.
Foto: Revista Cordada

¿En qué mes?
En noviembre, diciembre. Y con la plata que gané ahí me compré un pasaje abierto por un año, y me fui a Yosemite y a Europa a escalar. Fue una muy linda experiencia, y en España los visité de vuelta a estos amigos. Anduve por todos lados y estando en España coincidí con José Carlos Tamayo a quién también conocía del sur, del Fitz Roy. Porque el Torre lo hicimos con Antonio Trabado y Ramón Portilla. Fui a verlos a Bilbao y nos fuimos juntos a Marruecos tres semanas, y después con José Carlos nos juntamos para ir al Paine en 1991. Hicimos una ruta nueva en la Torre Central.

¿Cómo se llama?
Se llama “La Ballena de los Vientos”, en la pared sur (en la Torre Central. Eric Brand, SteveHayward, Jon Lazcano, José C. Tamayo y S. de la Cruz. 24/11/1991. 1.200 m, 6b/A3). Y luego salió el proyecto para hacer el cruce (longitudinal) del Hielo (Patagónico) con él, y lo empezamos a armar. En el ’93 hicimos el cruce del Hielo de norte a sur, que era la primera vez que alguien hacía algo tan largo, y eso sirvió de experiencia para posteriores expediciones (febrero a abril de 1993. Del Fiordo Calén al Glaciar Tyndall).

Hicimos un documental de eso, muy lindo, ganó un premio de cine. Y de ahí salió el proyecto del K2. Porque la televisión española tenía el proyecto de hacer siete programas en la zona del Karakorum, pero ese año no tenían presupuesto y lo tuvieron que anular todo. Pero ya habían comprado el permiso para escalar; entonces nos ofrecieron regalarnos el permiso. Aceptamos, y fuimos al K2.

Expedición al K2, entre los campamentos 2 y 3, Karakorum, Pakistán. Sebastián de la Cruz. Foto: Revista Cordada
Expedición al K2, entre los campamentos 2 y 3. Foto: Revista Cordada

¿Quiénes les regalaron el permiso?
La televisión. Ya lo tenían comprado y se iba a perder. Los chinos no te devuelven la plata, y era para el año siguiente. Si no se usaba se perdía. Entonces, hicimos un esfuerzo...

¿Vos eras el único argentino del grupo?
Sí. Seis españoles y yo. Había tres vascos, uno de Vitoria y dos de Madrid. Entonces le hicimos una contrapropuesta a los de la tele: que nos paguen un poco de plata y le hacíamos  un documental igual, gratis. Con esa plata compramos los pasajes. Así que, como éramos todos del ambiente de la tele, al documental lo hicimos entre todos.

¿Y tu rol cuál era?
Mi responsabilidad era el sonido, pero de vez en cuando manoteaba la cámara. Y después, escalar. En principio yo era el menos experimentado en altura; los otros tenían cuatro y cinco ochomiles.

¿Pero ninguno había ido al K2?
Habían ido, habían hecho 2 ó 3 intentos antes. Entonces hicimos toda la aproximación, y ya en los porteos nos dividimos en equipos de trabajo. Estaban los “viejos” experimentados, y los “jovenes”, que éramos nosotros: Iñaki Ochoa, José Carlos, que de novato no tiene nada, y yo. Los otros eran Ramón Portilla, Atxo Apellaniz y Juanjo San Sebastián.

¿Cuándo llegaron a la zona?
Como en junio.

¿A qué ciudad?
Primero fuimos a Rawalpindi. De ahí cruzamos todo Pakistán. Habíamos contratado los servicios de una agencia de viajes que nos organizó toda la aproximación. Así que ahí nos despacharon en colectivo con nuestras cosas y toda la carga, haciendo toda la Trans-Karakorum Highway para entrar en China. Nuestro permiso era por la Pared Norte del K2, así que teníamos que entrar por China.

La normal es la sud-sudeste, que es la ruta de los Abruzzos, si se puede llamar a algo normal en esa montaña!
Y fuimos ahí a Kashgar, que es China, al noroeste del Tibet, y de ahí volvimos para el sur, hacia la cordillera. Después tuvimos como cuatro días a pata, haciendo porteos hasta el Campamento-Base.

Expedición al K2, subiendo al campamento 3, Karakorum, Pakistán. Sebastián de la Cruz. Foto: Revista Cordada
Expedición al K2, subiendo al campamento 3. Foto: Revista Cordada

¿Tenían mucha carga?
Sí; de todas forma era una expedición muy ligera. No íbamos en plan alpino sino más bien en forma de expedición, pero llevábamos lo mínimo. Incluso los porteadores nunca pasaron del Campamento-Base. Porteamos nosotros, porque es la mejor forma de aclimatar. Y del Campamento-Base al Campamento Uno la pared es muy peligrosa, con caídas de piedras, bastante técnica; así que dijimos: ¿Para qué vamos a arriesgar la vida de los porteadores, si la boludez de subir el cerro es nuestra?

Entonces hicieron varios porteos ahí.
Sí, estuvimos como un mes.

¿Porteando?
Lo que pasó fue que nos encontramos con una expedición americana-inglesa que habían llegado un mes antes y estaban en la misma ruta. Ya habían fijado cuerdas hasta los 6.000 m más o menos. Entonces hicimos un trato con ellos, para trabajar juntos. Como ellos ya habían invertido tiempo, nosotros tuvimos que trabajar más, para compensar. Así que porteamos como perros. Y pusimos nuestro material a disposición. Hicimos todo el mantenimiento de lo que ellos ya habían hecho. Y bueno, rápidamente los alcanzamos. Lo que no alcanzamos  fue la aclimatación, porque ellos ya estaban aclimatados. Pero estuvimos un mes instalando la pared: Campamento 1, 2, 3 y hasta el Campamento 4.

¿La altura de cada uno?
El C2 estaba a 6.700. El C3 a 7.500 y el cuarto a 8000. Cuando estábamos llegando al C3, ya en la expedición americana estaban hartos y se querían ir, así que quedo uno, un inglés. Los otros se fueron todos.

¿Sin la cumbre?
Sin la cumbre. También en la zona había una  expedición italiana que había llegado al mismo tiempo que nosotros, pero ellos no se pudieron poner de acuerdo con los americanos, por su temperamento; no encajaron. Ellos estaban haciendo otra ruta más a la derecha, paralelamente. Compartían las cuerdas hasta los 6.000 m más o menos.

Sebastián de la Cruz en la cumbre del K2 con la Asociación de Guías de Montaña, Karakorum, Pakistán. Foto: Revista Cordada
Sebastián de la Cruz en la cumbre del K2 con la Asociación de Guías de Montaña. Foto: Revista Cordada

¿Cómo siguió después del C4?
En  principio el equipo “joven” trabajaba preparando la ruta para los más experimentados.

¿Ya estaba previsto quienes iban a tirar cumbre?
Sí, los experimentados. Dejamos listo hasta el C4 para ellos. Subieron, y el día del intento  de cumbre, no sé por qué, desistieron y bajaron. Y ahí nos quedó la puerta abierta para que nosotros intentáramos.

Los “jóvenes”...
Subimos. Iñaki había tenido un accidente: se había quebrado un brazo en una parte de sogas fijas, se colgó y se cayó. Tuvo que volverse. Aprovechó y se fue con los americanos e ingleses. Así que con José Carlos salimos, y bueno, hicimos la cumbre. Del Campamento 4 para arriba fuimos en solo, cada uno por su lado...

¿Sueltos???
Bah, sueltos... llevábamos una soguita por si las moscas.

¿Y no la utilizaron?
La usamos a la vuelta para hacer un rappel en la parte del glaciar empinado.

¿Y llegaron más o menos juntos a la cumbre?
Sí. Íbamos juntos. Solos pero acompañándonos. Sin soga fija.

Sebastián de la Cruz llegando al campamento 2. Expedición al K2, Karakorum, Pakistán. Foto: Sebastián de la Cruz, Revista Cordada
Sebastián de la Cruz llegando al campamento 2. Foto: Revista Cordada

¿Cuántas horas?
Ah, no me acuerdo... unas once horas hasta la cumbre. Y la vuelta, no sé, unas siete horas.
 
Y después, se mandaron los “viejos” de vuelta.
Claro, nosotros bajamos y ellos subían. Y después, bueno, ellos tuvieron un problema, porque iban muy lento y los agarró la noche bajando de la cumbre. Se perdieron, tuvieron que vivaquear, y al día siguiente a uno de ellos lo agarró una avalancha, que lo hizo bajar como cuatrocientos metros.

¿A quién?
A Juanjo San Sebastián.

¿Y lo dejó mal?
La avalancha frenó; y después siguió caminando hasta encontrar el C4. Y Atxo quedó arriba, solo, y bajó muy despacio. Estaban muy cansados los dos.

¿O sea que la avalancha lo “ayudó” a Juanjo?
Sí, pero perdió los guantes y sufrió mucho en las manos. Recién al otro día, en el límite de sus fuerzas Atxo llegó al campamento. Nosotros subimos a buscarlos, y lo alcanzamos cuando llegaba al C3. Mal tiempo, y bueno, en el C2 Atxo falleció de agotamiento. Al otro día llegamos abajo con Juanjo y lo evacuamos rápido para que fuera a España. Ahora anda bien Juan.

Sebastian de la Cruz en la cumbre con la bandera Argentina y el banderin del Club Andino Bariloche, Karakorum, Pakistán. Foto: Agencia de Noticias Bariloche
Sebastian de la Cruz en la cumbre con la bandera Argentina y el banderin del Club Andino Bariloche.
Foto: Agencia de Noticias Bariloche

Pero, ¿nunca quedó sepultado por la avalancha?
No, se ve que iba “nadando”.

¿Y vos fuiste el más joven del mundo en hacer cumbre?
¿Sabés que no sé? Capaz. 25 creo que tenía.

¿No estás seguro?
No, pero es probable.

¿Y no sabes si alguien después lo bajó?
No, ni me preocupé.

De tu carrera ¿Qué habías hecho hasta entonces?
En altura había hecho el Aconcagua por Polacos, y en Perú había hecho tres o cuatro seismiles, nada más.

Pero tenías un montón de cosas hechas... 
Técnicas, pero en altura no. Estuve una temporada en Perú, se aprende mucho...

Volviendo al K2, la cumbre fue el día...
Fue un día antes de que se cumpliera el 40º aniversario de la primera ascensión. Creo que fue el 30 de julio, y la primera fue el 31. (Primera el K2 31/07/54)

¿Por esa misma ruta?
No, por la normal. Esta ruta fue abierta por un equipo japonés en el año 1981, creo.

K2, Karakorum, Pakistán. Foto: www.jwk.pl
K2, Karakorum, Pakistán. Foto: www.jwk.pl

¿Tenía pocas repeticiones?
Pocas, sí, porque es bastante técnica (Japoneses 1981. Italianos 1983. Americanos 1986. Franceses 1991).

¿En total cuánto tiempo te ocupó?
Fueron dos meses y medio.

¿Vos no habías estado en el Himalaya antes?
No.

El K2 no es la más alta, pero dicen que quizás sí la más difícil.
Si, pero hay otras paredes también muy difíciles en el Himalaya.

Es una linda montaña, ¿no? Su forma...
Si, la forma es espectacular. Creo que eso es lo que la caracteriza. Principalmente la forma del triángulo isósceles.

¿Después seguiste vinculado a “Al Filo de lo Imposible”?
Sí, después fuimos a la Antártida con el programa (diciembre 1994/febrero 1995)

¿A hacer qué?
Una caminata hasta el Polo Sur. Después no hice nada más. Siguieron ellos haciendo cosas, pero personalmente no me atraían.

K2, Karakorum, Pakistán. Foto: wikipedia
K2, Karakorum, Pakistán. Foto: wikipedia


El Hielo Patagónico longitudinal


Cambiando de tema, Thomas Ulrich me pidió tu teléfono, porque él acababa de hacer el cruce longitudinal del Hielo... ¿Te llamó?
Si, incluso antes nos habíamos contactado por mail; me pidió información.

Porque hay una polémica: Pablo Besser (Chile) le discute porque no salieron por el Glaciar Balmaceda, y además usaron trineos con vela, que no deja de una especie de asistencia...
Es una tontería. Es como decir que los autos no tienen que tener ruedas. Es un avance tecnológico.

Y el compañero de él, el noruego Ousland, dijo (y creo que uds. también decían), que salir por el Tyndall es como la salida natural del Hielo.
Yo no conozco más al sur. Me gustaría ir a conocer. Lo que yo vi en el mapa no es una continuidad del altiplano. De hecho ya la Falla de Reichert es un corte en el Hielo Continental. Yo sostengo que el Hielo Patagónico hay que dividirlo en tres tramos: el Patagónico Norte en la zona del San Valentín, el Patagónico Centra hasta la falla, y el Patagónico Sur desde la falla hasta el (glaciar) Tyndall.

¿No hasta el Balmaceda?
No te puedo contestar. Sé que no hay una continuidad lógica, o sea que es forzar eso.
No lo conozco, pero ya el hecho de tener que subir un glaciar colgante o una pared, quiere decir que no es el Hielo Continental. Estaría bien tres mil años antes cuando había más hielo.
 
Yo creo que hay un cordón, creo que hay algún corte...
Sí, creo que hay; tuvieron que usar sogas, pero no puedo hablar de algo que no conozco. Incluso cuando subimos al Torre en el ’87, ya nos salió la idea de hacer eso.

Claro, de ahí veían el Hielo.
Y sí, estaba ahí, y hasta donde veías era hielo. Estaba muy tentador. Así que nuestro proyecto era caminar por los altiplanos de hielo, no era hacer ningún récord  mundial ni nada de eso. Obviamente, después, por una cuestión deportiva, vos tratás de hacer lo más grande, lo más largo, etc. Pero siempre lo que es posible y natural; no vas a andar forzando. Mi opinión es, y seguramente el equipo chileno tendrá una diferente, que lo importante es la experiencia. Cada uno tiene sus opiniones. La montaña es democrática; cada uno opina y cada uno hace lo que quiere, sin molestar a los demás.Sé que están confeccionando un mapa detallado del Hielo. Porque a ellos (Ulrich-Ousland) les faltó, porque el mejor que había hasta entonces era el de Tamayo.

¿Quién lo está haciendo?
Pablo Besser.

Hielos Continentales, Patagonia, Santa Cruz. Foto: Guillermo Martin
Hielos Continentales, Patagonia. Foto: Guillermo Martin

Sí, porque hay zonas que están en blanco.Este verano Tommy Heinrich lo iba a cruzar con Curuchet, con trineos y perros huskies, transversalmente (finalmente no lo concretaron). Lo iban a hacer como diversión, como curiosidad...
Sí, yo en una época lo quería hacer con una moto de nieve... Y sigo con ganas de hacerlo. Meterme en el hielo a escalar esos cerros, muy adentro...

Hay un montón de cerros a los  que no va nadie.
No va nadie. Cerros hermosos.

Debe haber montañas por bautizar.
Sí.

¿Qué estás haciendo de tu carrera?
Y, estoy tratando de sobrevivir...

¿Estas escalando?
Un poco, pero en plástico.

¿En plástico? ¿En palestra?
Sí. Es la única forma. En los ratos libres. Pasa, viste, con el laburo...

¿Pero cuando decís laburo, hablás de guiadas o de la hostería y las cabalgatas?
No, con la hostería y las cabalgata no tengo nada que ver. Hablo de guiadas, de grupos.

¿Hay poco?
Y, estos últimos años aumentó mucho la oferta. Al haber más profesionales....

Pero con la devaluación, ¿no están viniendo más extranjeros?
Sí, pero lo capta la nueva oferta. No, si yo no me quejo. 

¿Es de Bariloche la nueva oferta?
Sí, nuevos residentes de Bariloche que han venido de afuera. También forma parte de la evolución.

¿Y cómo te ves de acá a los próximos años?
Y, no sé.

¿Y acá, en Pampa Linda, cuánto tiempo pasás?
Principalmente el verano.

¿Y el resto del año?
En Bariloche, los chicos van al colegio.

Se debe reducir el trabajo el resto del año.
Sí, por el clima.

Y, el K2 más las otras experiencias, ¿qué te dio? ¿Vinculaciones con montañistas internacionales?
Son experiencias de vida.

Hielos Continentales, Patagonia, Santa Cruz. Foto: Guillermo Martin
Hielos Continentales, Patagonia. Foto: Guillermo Martin

¿El Eco-Challenge fue también una consecuencia de eso?
No, eso es una changa aparte.

Pero, ¿cómo te encuentran? Por qué cayeron con Sebastián de la Cruz?
Y, preguntan quién habla francés, quién hace montaña, quién tiene experiencia. Estimo que si los del Raid Gauloises, que fue hace diez años, vienen hoy y empiezan a averiguar, por ahí los engancha cualquier otro ¡! (Risas)

Y vos, ¿de quién  aprendiste?
Yo picoteé de un montón de gente. Hice los cursos del Club Andino Bariloche, del CABA, amén de un montón de personajes: “Chule” (Chulengo Lamunière), Colores Di Pietro, Mariano Lynch, Marcelo Aguilar, Eduardo Brenner, Marcos (Couch), Peta (Friedrich), Werner Lion... Yo me instalaba en el Frey y pasaban los escaladores, y bueno, íbamos a escalar juntos. Thomas Wuschner, Daniel Anker, Pedro Lutti... Hay un montón.

¿En Patagonia lo conociste a Bridwell?
Si. Nos encontramos en la Standhardt. Nosotros queríamos hacer la primera ascensión, y él también. Un tipo bastante desubicado. Al final nosotros nos fuimos, pero encontramos el lugar por donde subir. Después él subió por ahí.

¿Pero al final quiénes fueron los primeros?
Ellos. (Bridwell, Smith y Smith. 29/01/1988. Exocet).

¿Ustedes encontraron el lugar pero no subieron?
Claro, ellos se mandaron por otro lado y nosotros fuimos por unas canaletas, pero no teníamos el equipo apropiado.

¿Con quién ibas?
Con Pedro Lutti

¿Tuviste algún compañero habitual de escalada?
En una época escalaba mucho con Gabriel Ruiz, en el Frey; y después con cualquiera.

Ya se había hecho mediodía. Habíamos estado charlando debajo de un árbol y gentilmente me invitó a almorzar con él a la hostería de su suegro; asado con papas, en la cocina por supuesto, con el personal, sus compañeros de trabajo de cada día en Pampa Linda.


Área Restauración Fotográfica del CCAM:
Natalia Fernández Juárez

 
Jefe de Proyecto: Ing.Natalia Fernández Juárez      Diseño/Desarrollo: Hernán Rafaele















TEL  +54.11.4861.1063  |   e-mail: info@culturademontania.com.ar


W W W . C U L T U R A D E M O N T A N I A . C O M . A R